Ayer tuve el gran privilegio de ayudar a preparar una boda rockera. La verdad es que fue una conjunción entre rock, buen gusto y elegancia.

Todo salió a las mil maravillas y, como podéis ver, la felicidad estaba en el ambiente. Gracias a todos.

Haz click en las imágenes para agrandarlas.